Poker Tradicional o 5- draw

El póker consta de las siguientes etapas:

  • Se inicia el juego según las reglas consensuadas.
  • Se reparten cinco cartas a cada jugador.
  • Se efectúan los envites antes del descarte.
  • Se realizan descartes y cambios de cartas con la intención de mejorar la jugada.
  • Se efectúan los envites después del descarte.
  • Cada jugador muestra sus cartas y se ve quien gana la partida.

Detalle de las etapas

En primer lugar es necesario ponerse de acuerdo sobre las reglas a seguir para evitar malos entendidos y para no pasar malos momentos.

Es importante establecer cuáles el número de cartas a emplear, qué jugadas son válidas y cuáles no lo son, si se van a usar o no comodines, el importe del resto y de los envites, etc.

Una vez establecidas reglas claras, se ubicará cada jugador en la mesa y se elegirá el que repartirá las cartas.

El elegido para repartir, baraja las cartas y se las da a cortar al jugador de su derecha. El jugador que corta no puede tomar cinco cartas o menos, ni puede dejar cinco cartas o menos.

Se reparten cinco cartas a cada jugador comenzando por el que está a la izquierda de quien reparte. Cada repartidor puede hacerlo como desee: de una en una, de dos en dos, de tres en tres, primero tres y luego dos, etc. Hay que tener presente que no se puede cambiar el modo de repartir dentro de una misma ronda, es decir, a todos los jugadores hay que darles las cartas del mismo modo y siguiendo un orden.

Una vez que todos los jugadores tienen sus cartas, cada uno mirará las suyas para estudiar su jugada y por turnos, comenzando por el jugador de la izquierda del repartidor, dirá si desea jugar (envidando) o pasar.

Una vez que un jugador abre las apuestas, los otros ya no podrán pasar, sólo podrán igualar o aumentar los envites

Una vez que todos han igualado o aumentado el envite, (o se han retirado) el repartidor dará las cartas a los jugadores que soliciten un cambio con el objetivo de mejorar su jugada inicial. Cada jugador puede descartarse y cambiar una, dos, tres, cuatro o sus cinco cartas. Los descartes y cambios de cartas no son obligatorios. Si un jugador no se descarta se dice que "está servido".

A partir de aquí se inicia la ronda final de envites, pudiendo cada jugador pasar o envidar hasta que uno abre el juego. Una vez establecidos todos los envites se muestran las jugadas, gana el que tiene la mayor. En el caso de que todos pasen y nadie abra el juego, se muestran las cartas y gana quien tuviera la mayor jugada.

Si un jugador realiza un envite y nadie lo iguala, gana la jugada sin necesidad de mostrar sus cartas. Esto es porque no igualar por lo menos un envite equivale a retirarse.

Aperturas

El modo más común de iniciar un juego es con Jack Pot o Pot.

En el Jack Pot cada jugador pone una cantidad determinada para recibir las cinco cartas iniciales del juego - algunos establecen como norma que la cantidad que ha de poner el repartidor tiene que ser doble. Una vez distribuidas las cartas, los jugadores sólo pueden abrir si tienen por lo menos una pareja de jotas (J), y aun teniendo esa pareja de J, no es obligatorio abrir.

Envites

Comenzando por el jugador que está a la izquierda del repartidor (quien es el que hace el útimo envite), cada jugador tiene la opción de entrar en el juego envidando o pasando. Si envida dice "voy a ( apuesta)" y coloca el envite en el centro de la mesa, si pasa simplemente dice "paso".

Como ya se ha dicho anteriormente, cuando un jugador ha iniciado las apuestas, los siguientes jugadores ya no pueden pasar, sólo pueden aceptar el envite poniendo la misma cantidad en el centro de la mesa, aumentar el envite colocando una cantidad mayor, o retirarse. Nunca un envite puede ser inferior al del jugador o jugadores precedentes.

Los jugadores aceptan los envites (ven) o los aumentan (suben) hasta que quedan todos los envites igualados. En el caso de que un envite no sea aceptado por ninguno de los otros jugadores, el jugador que hace este envite gana la partida y puede recoger sus ganancias sin enseñar sus cartas.

Descartes

Se llama "descarte" al acto en el que los jugadores, después de la primera ronda de envites, con el fin de mejorar su juego, piden descartarse de una, dos, tres, cuatro o de sus cinco cartas, recibiendo a cambio, el mismo número de cartas.

El repartidor de cartas es el que da las cartas que quedaron en el mazo, preguntando por orden a cada jugador a partir de su izquierda ¿cuántas?

En el caso de que no haya suficientes cartas en el mazo para completar los cambios por los descartes, se barajan los descartes de todos los jugadores y se entregan a quienes falte completar sus cartas. Si es sólo un jugador al que falta completar las cartas, su descarte no se mezcla (queda aparte), completándose su juego con los descartes de los demás jugadores. Esto deberá establecerse al principio del juego, puede limitarse por ejemplo el número de descartes máximo a cuatro cartas o a tres cartas.

La última carta del mazo no puede darse, debiéndose mezclarla con los descartes.

Los descartes se dejarán sobre la mesa, boca abajo para que no se vea qué cartas son. Por razones obvias está prohibido mirar las cartas del descarte, también las cartas de los jugadores que abandonan la jugada.

El descarte no es obligatorio. Cuando le llega el turno, el jugador que no quiere descartarse dice "servido".

Todos los jugadores deben solicitar claramente al que reparte el número de cartas que desean cambiar. Cuando el repartidor cambia las suyas, deberá decir en voz alta cuántas cartas va a tomar. Ningún jugador podrá descartarse antes de su turno.

¿Ya te sientes suficientemente preparado/a?
Jugar ahora!
Jugar ahora!
El ganador del juego

Gana el juego sin tener que mostrar sus cartas quien envida o reenvida si ninguno de los otros jugadores acepta o iguala su envite.

Si dos o más jugadores equilibran sus envites o reenvites, deberán mostrar sus cartas, extendiéndolas sobre la mesa. El jugador que hizo el último envite, será el primero en mostrar sus cartas. Gana el que tenga la mejor jugada.

Si todos los jugadores pasan los envites que hay en la mesa quedan como bote para la jugada siguiente.